miércoles, 29 de marzo de 2017


PONTE LAS PILAS


Si, no os extrañéis, pero en el huerto hay que ponerse las pilas, no de trabajo, sino de compost. Y es que desde que empezamos el proyecto de Huerta Slow con la idea de bajar el ritmo de trabajo, no paramos de innovar. Uno de los que más nos ha entusiasmado es: hacer pilas de compostaje, compost in situ... o como lo queráis llamar, es decir, compostar siempre encima del bancal.
Y, visto el excelente resultado, cada año vamos a elegir un bancal para aplicar este método.

¿Por qué este método?. Primero en el huerto de GRAMA nos gusta experimentar y probar cosas nuevas, pero siempre dentro de la legalidad no os equivoquéis. Y segundo, para nosotros el clásico reciclaje de la materia orgánica, la criba y la carretilla, el volteo... nos parece ya del siglo XX.


Esta imagen forma ya parte del pasado.
Adiós a cargar y cribar, desde ahora hay un nuevo compostaje en la ciudad.


Pensando en este siglo, y de forma muy resumida, en el año y medio que llevamos con este método, nos hemos ahorrado muchíiisimo trabajo de cribar y mover carretillas. Además ha mejorado bastante la textura de los bancales arenosos. Y no sólo eso, también hemos elevado el bancal una barbaridad sin tener que cavar en profundidad, lo que ha generado un espacio cómodo para el crecimiento rápido y satisfactorio de hortalizas de fruto como son solanáceas y cucurbitatáceas.  

La técnica, o mejor dicho, la receta sería la siguiente:
1. Se laborea levemente el bancal, no hace falta quitar malas hierbas, (salvo la grama o la incombustible correhuela). El primer paso es simplemente romper la tierra en superficie.


Empezar la pila eliminando hierbas invasoras y rompiendo levemente la tierra del bancal

2. Se añade una gran cantidad de restos de cocina, poda, hojas.... y se cubre con restos secos o verdes de la huerta.






3. Regar y esperar a que se produzca la fase termófila. Acordaros que salvo que consigamos una gran volumen de restos no suele subir mucho la temperatura.


No olvidar regar abundantemente el bancal una vez iniciada la pila de restos orgánicos


4. Se puede continuar añadiendo quincenalmente restos de cocina, pero siempre tapar con restos secos y verdes.

5.    No suele aparecer fase termófila.

6. No voltear si queremos plantar o sembrar pronto. Si en cambio, vamos a dejarlo 6 meses sin cultivar, sí se puede airear de vez en cuando.

7. Pasados quince días desde el inicio, ya se habrá producido la fase termófila, y seguramente se puede comenzar a cultivar.

8. A partir de los 2 meses se puede plantar con total seguridad. Si se van a poner plantas de fruto como tomates, calabazas... un buen abonado de humus de lombriz. Esto se debe a que hemos creado un excelente suelo, fresco y cómodo pero aún no hay mineralización disponible para plantas voraces.

9. Se puede seguir añadiendo restos orgánicos al bancal. En nuestro huerto, una vez cultivado el bancal aprovechamos la materia orgánica para mejorar otro, ya que la tenemos muy limitada...


Cantidad de materia orgánica que estamos añadiendo... No hay límite, cuanto más mejor, pero por cada bancal, nosotros estamos añadiendo durante un año: restos de cocina cada dos semanas, cerca tres bolsas, y restos secos y verdes de la huerta cada mes. Cuanta más cantidad y diversidad de materia orgánica mejor!!!!!!.


Nuestras experiencia práctica hasta el día de hoy, se puede resumir en dos cultivos y estaciones:

Comenzar la pila de compost en el otoño da el mejor resultado. Empezar pues en Septiembre de cara a Octubre-Noviembre. Se pueden sembrar habas y guisantes y plantar lechugas u otras hortalizas de hoja. (Algunos libros comentan que no es recomendable sembrar habas ni guisantes en compost fresco, pero a nosotros nos ha ido bien sembrando habas y guisantes en un montón que tenía aproximadamente dos meses).


También se puede iniciar la pila de compost en Febrero o Marzo para plantar tomates, calabazas... y otras hortalizas de fruto en Abril-Mayo. Pero hay que acordarse de abonar con humus en cada hoyo. Incluso se pueden plantar las lechugas un poco antes si vemos que ya hay algo de suelo hecho para plantar.


Al fondo habas sembradas en otoño en pila de compost. En primer plano pilas de hoja realizados durante el mes de Febrero del año pasado, después se plantaron tomates en Mayo.



Plántulas de tomates espontáneos en la pila de compost y cosecha abundante de remolacha plantada en febrero. Todo en una pila de compost iniciada el otoño anterior



Como todo, tiene sus ventajas en inconvenientes:
Ventajas:
1. Ahorro de esfuerzos: no hace falta cavar en profundidad

2. Evitamos las raíces de Madreselva, Morera y Olmo Siberiano

3. Mejora una barbaridad la textura de la tierra arenosa y suelos compactados del centro de Madrid, y de una forma rápida y económica. Este es un punto muy importante si tenemos en cuenta que prácticamente todos los huertos urbanos de la RedHMad tienen este problema cuando empiezan.

4. Rápida creación de el complejo húmico (mucha diferencia) y protección del suelo contra la erosión, lluvias, viento...

5. El bancal se convierte en un semillero. Como la fase termófila no suele darse, aparecen un montón de hortalizas del año anterior, sólo hay que seleccionar la planta.

6. Creación rápida de suelo vivo, con mucha vida microbiana. Además de generar mucha y diversa micro y macrofauna edafológica.

A día de hoy, en primer plano se puede observar el bancal con restos orgánicos para esta primavera. Y en el medio se pueden comparar dos bancales. El primero se cultiva de manera convencional y en el segundo se aplicó el método de pila de compostaje. Pasado un año no hace falta volver a cavar o poner otra pila, sigue conservando un color más oscuro y una mayor altura de tierra que los bancales adyacentes.

7. Excelente producción y menor necesidad de riego. 


Excelente y abundante cosecha de tomates variados en la pila de compost iniciada en Febrero del año pasado


Inconvenientes:

1. Falta de cribado y fase termófila leve pueden aparecer muchas malas hierbas. Incluso creemos que puede darse la aparición de Grama y Corregüela en profundidad (no hemos tenido este problema de momento, pero sospechamos que puede darse). Lo ideal es no añadirlas al montón o dejarlas secar o que se hielen en superficie, no taparlas.

2. Hay que estudiar y conocer todas las hierbas adventicias para ver cuales son las realmente invasoras y controlarlas rápidamente. Las mayoría no suelen ser problemáticas, sino todo lo contrario, pero es Importante conocer el ciclo y multiplicación de todas las hierbas adventicias para evitar problemas.

3. Se necesita una gran cantidad de restos secos y verdes para ir tapando los restos de cocina que vamos añadiendo.

4. Si tenemos muchas plagas en la huerta, puede darse una mala higiene del bancal. Aunque se mejora la diversidad de fauna del suelo, al principio pueden darse desequilibrios.

5. En nuestro caso atrajo a una familia de lagomorfos durante el periodo invernal. Puede que atraiga a roedores…


Estamos en fase de experimentación todavía nos queda mucho por observar. Éstos son nuestros apuntes hasta ahora, pero nos esta dando excelentes resultados.


Seguiremos informando... pero ir pensando en poneros las pilas ;-)